La calidad del servicio depende de las condiciones de acceso a la red que te proporciona tu proveedor de Internet.