Federer y Del Potro, con paso firme