Miguel Calero, un ganador